Trump cimbra al mundo al reconocer a Jerusalén como capital de Israel

Trump cimbra al mundo al reconocer a Jerusalén como capital de IsraelTrump cimbra al mundo al reconocer a Jerusalén como capital de Israel
Jesus Garcia
Washington, DC.- El gobierno del presidente Donald Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y anunció que su administración mudará la embajada de los Estados Unidos, de Tel Aviv a esa ciudad.
“No podemos resolver problemas si repetimos los mismos errores, los problemas requieren nuevos acercamientos”, así fue como inició el presidente su anuncio. “He decidido que es tiempo de reconocer a Jerusalén como capital de Israel”.
Señaló que otros mandatarios de los Estados Unidos habían fallado al tomar esta decisión que, desde su punto de vista, no afecta las negociaciones para lograr la paz entre palestinos e israelíes, sobre lo cual dijo que su administración apoya “dos Estados”.
“Le ordeno al Departamento de Estado de mover la embajada de Tel Aviv a Jerusalén… (que será) un tributo de paz”, indicó. “No estamos dejando a un lado nuestro compromiso para lograr un acuerdo de paz, no estamos tomando una decisión particular por un Estado”.
Esta acción es considerada por líderes internacionales y expertos como un movimiento arriesgado para alcanzar la paz entre Israel y Palestina, uno de los compromisos del mandatario estadounidense cuyos esfuerzos ha liderado su yerno y asesor, Jared Kushner.
“No estamos dejando a un lado nuestro compromiso para lograr un acuerdo de paz”, reiteró teniendo como testigo a su espalda al vicepresidente Mike Pence. “No estamos tomando una decisión particular por un estado”.
Las críticas sobre el anuncio surgieron desde antes de concretarse, tanto en Medio Oriente como en Europa, incluso desde China y del Papa Francisco, todos bajo el temor que la medida podría desencadenar una ola de violencia en toda la región.
El propio Rex Tillerson, secretario de Estado de los EEUU, reconoció que la Unión Europea vio esta decisión como una amenaza para la paz en Medio Oriente.
En 1980, Israel declaró a la ciudad como su capital y los palestinos designaron a Jerusalén del Este como la sede de su Estado, aunque ninguna potencia reconocía esos reclamos, por lo que la decisión del presidente Trump toma relevancia.
La Liga Árabe y los palestinos ya se habían pronunciado contra la decisión de la administración de Trump sobre la reubicación de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, diciendo que la medida obstaculizaría cualquier futura negociación de paz y podría dar lugar a una nueva ola de violencia, publicó la agencia de análisis geopolítico, Straftor.
“El traslado de la embajada sería señal del reconocimiento por parte de los Estados Unidos de que Jerusalén es la capital de Israel, a pesar de los reclamos palestinos de Jerusalén Este”, publican los expertos. “Al brazo de seguridad del Departamento de Estado, el Servicio de Seguridad Diplomática, se le ha dicho que esté al pendiente de protestas potencialmente violentas en las embajadas y consulados de Estados Unidos una vez que el gobierno del presidente Trump anuncie que trasladará la embajada en Israel a Jerusalén”.
El consulado general en Jerusalén indicó que el presidente Trump había hablado con líderes de Medio Oriente sobre su decisión, a quienes refrendó su compromiso por lograr un acuerdo de paz.
“El presidente Donald J. Trump habló hoy por separado con el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu; el presidente de Palestina, Mahmoud Abbas; con su majestad el rey Abdullah II de Jordania; el presidente de Egipto, Abdel Fattah Al Sisi, y su mahestad el rey Salman Bin Abdulaziz Al Saud, de Arabia Saudita”, señala la primera parte del comunicado. “El presidente reafirmó su compromiso para avanzar en los diálogos de paz Israel-Palestina… Él remarcó la importancia de cooperación bilateral con cada socio para avanzar en los esfuerzos de paz en la región. Esos líderes incluso discutieron potenciales decisiones entorno a Jerusalén”.