Temer dice que deja Gobierno con el alma leve y conciencia de deber cumplido

Temer dice que deja Gobierno con el alma leve y conciencia de deber cumplidoTemer dice que deja Gobierno con el alma leve y conciencia de deber cumplido

EFE

Sao Paulo, Brasil .- El mandatario de Brasil, Michel Temer, declaró este lunes en un mensaje a la nación, que deja el Gobierno con “el alma leve y la conciencia de deber cumplido” y agradeció a Dios por haberle dado “serenidad” para “cumplir la misión” que le fue “designada” durante los dos años y medio que ocupó la Presidencia.

“Con las reformas y avances que pusieron nuestro país en un nuevo tiempo, salgo con el alma leve y la conciencia de deber cumplido. De corazón (…) muchas gracias a todos ustedes y una feliz noche de Navidad”, dijo Temer en un discurso trasmitido en las redes abiertas de televisión y radio de todo el país.

A una semana de entregar la banda presidencial al ultraderechista Jair Bolsonaro, vencedor de las elecciones celebradas en octubre, el actual jefe de Estado destacó que no pretendía hablar de su gestión, iniciada en 2016 después de la destitución de Dilma Rousseff y de quien era vicepresidente.

En su discurso, Temer agradeció a “Dios”, a su “familia”, a sus “ministros” y a “todos los brasileños”, tanto los que le apoyaron como aquellos que eran críticos de su administración.

“(Quiero) agradecer a todos los brasileños, indistintamente, a los que me apoyaron y también a aquellos que no apoyaron. Porque democracia es eso. Es poder pensar y probar que es posible hacer más por Brasil y por la vida de todos”, manifestó el presidente.

Agregó que los “desafíos” y las “barreras impuestas” fueron lo que le motivaron a “seguir adelante” y consideró que “valió cada obstáculo vencido, cada momento vivido y cada conquista hecha”.

En un breve balance de sus poco más de dos años de Gobierno, el presidente consideró que el gigante sudamericano “avanzó”.

“Me gustaría haber dado un Brasil aún mejor a todos ustedes. Pero también pueden estar seguros de que no he ahorrado esfuerzos ni energía y sé que entrego un Brasil mucho mejor que aquel que recibí”, recalcó.

Desde su llegada al poder, el Ejecutivo de Temer ha impulsado una agenda económica con profundas reformas de corte liberal, un severo ajuste fiscal y un amplio paquete de privatizaciones y concesiones a fin de revertir el desequilibrio en las cuentas públicas provocado por la aguda recesión de 2015 y 2016, periodo en el que la economía brasileña se desplomó un 7 %.

No obstante, desde que asumió la Presidencia, Temer ha sido objeto de diversas sospechas de corrupción que incluso, en dos ocasiones, llegaron a materializarse en denuncias formales presentadas por la Fiscalía General ante la Corte Suprema.

En ambos casos, la Cámara de Diputados se negó a despojarle de sus fueros e impidió la eventual apertura de un juicio penal en su contra.

Sin embargo, el pasado miércoles, la fiscal general de Brasil, Raquel Dodge, presentó una tercera denuncia por corrupción y lavado de dinero contra el presidente y otras cinco personas por su supuesta participación en una trama que benefició al sector portuario a cambio de sobornos.

La denuncia se produjo a raíz de un informe presentado por la Policía Federal, que encontró indicios de que Temer sancionó un decreto que alteró la ley de puertos y benefició a algunas empresas del sector portuario.

El próximo 1 de enero, Temer pasará la banda presidencial al mandatario electo y, una vez finalizado su mandato, perderá el fuero privilegiado, por lo que todas las investigaciones y juicios penales en su contra seguirán su curso en la Justicia común.