Para Preservar El Valor Del Peso

Opinión - Para preservar el valor del pesoPara Preservar El Valor Del Peso

Arturo Martínez Moya

Por el proteccionismo y la guerra comercial de Trump, las mayores tasas de interés y el encarecimiento del petróleo, los inversores apuestan por el dólar, lo que desprecia las monedas latinoamericanas. Por los riesgos e incertidumbres el bono a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos, que se usa como indicador para saber la tendencia en el mercado financiero, en los últimos días su rendimiento ha estado por debajo de 2.9% frente al 3.1% hace un mes, brecha que aumenta las primas de riesgo de las economías en desarrollo y el costo de la deuda.

Sin duda que el pensamiento de Trump sobre comercio, que mantiene fuera de lugar las piezas del rompecabezas de la política económica estadounidense, es lo que con fuerza sube el dólar y baja las demás monedas. Es el mayor de los riesgos para nuestro peso, que se ha defendido pero no hay que suponer que saldrá ileso.  Para fortalecerlo, el Banco Central reaccionó al choque externo poniendo en vigencia tres medidas precautorias restrictivas: Vendió dólares para atender la demanda extraordinaria y coyuntural que se presentó; colocó notas por RD$7,839 millones, y aumentó la tasa de política monetaria en 25 puntos básicos, de 5.25% a 5.50% anual.

Las que comparto, combinadas se entrelazan con los riesgos externos para evitar pérdidas innecesarias en el valor del peso y que la inflación se dispare.  Es cierto, reducen la liquidez al ralentizar los préstamos en pesos de la banca al sector privado y el crecimiento de la economía que se proyecta sobre un 6%, pero es el costo que debe pagarse por la estabilidad.  En ninguna parte la política monetaria es constante; no puede serlo, aunque cuando es efectiva impulsando la economía con estabilidad de precios debe prolongarse hasta que cambie el panorama externo. Fue lo que sucedió.

Un dato importante es que las medidas son precautorias, anticiparse marca diferencia en el comportamiento de los agentes económicos. En economías de la Región se mueven con trastorno obsesivo compulsivo por el dólar cuando son sorprendidos con cambios en la política monetaria. Las medidas precautorias permiten que nuestros agentes se ajusten poco a poco, lo dice la experiencia, que también nos cuenta el comportamiento de la demanda de divisas, por lo general responde a motivos racionales, los agentes no sobrerreaccionan porque tienen confianza en el peso.

Por lo dicho, y no obstante el complicado panorama externo, incluyendo el encarecimiento del petróleo, a final de año el valor del peso frente al dólar y la inflación deben cerrar alrededor de los valores esperados, evitando pérdidas generadoras de pobreza y trastornos en los presupuestos públicos y privados.

Con el alza del petróleo tenemos suficiente.  Explica tres cuartas partes de la inflación acumulada de 1.43% y de su variación interanual que alcanzó 4.63%, ambos a junio, por variación de precio de los alimentos, incluyendo bebidas no alcohólicas, y del transporte de pasajeros y carga.

Apreciación del petróleo implica mayor transferencia de dinero desde los consumidores dominicanos a productores de petróleo en el exterior, y presión adicional sobre el tipo de cambio por la demanda de dólares para pagar el aumento de la factura petrolera. Consecuencias que justifican las medidas precautorias.