Osvaldo Virgil a 60 años de su debut en Grandes Ligas

osvaldo-virgil-a-60-anos-de-su-debut-en-grandes-ligasOsvaldo Virgil a 60 años de su debut en Grandes Ligas

Juan Mercado

Santo Domingo.-Convertirse en el primer jugador dominicano en la historia en las Grandes Ligas es un privilegio que jamás olvidará Osvaldo Virgil, quien cumple hoy 60 años de su debut.

Virgil, quien se mantiene como un roble, asegura que a partir de ese momento que jamás esperaba ha vivido como un ser muy especial.

“Dios me entregó la bendición de ser el primer dominicano en Grandes Ligas, por lo que estoy agradecido de por vida”, dijo Virgil,, quien considera que se mantiene vivo motivado por el sonido del bate cuando conecta la pelota.

Recuerda que en 1956 terminó su temporada en Minneapolis y se marchó para New York, donde vivía en esa época. “Los jefes de los Gigantes, que esa vez estaban en New York, me hicieron una llamada que jamás olvidaré para que me reportará al equipo de Grandes Ligas”, dijo Virgil.

Añadió que cuando llegó al estadiodel Polo Ground estaba muy nervioso, incluso en sus primeros turnos frente a Filadelfia, no estaba haciendo swing a los picheos como acostumbraba y se fue de 4-0. “No pude controlar los nervios en ese primer día.

Al siguiente día en un doble juego pegué mi primer hit y fue un triple. Me fui en el doble juego de 8-5, tuve un buen día”, resaltó Virgil, quien agradece bastante a Alex Pompé, quien fue como un padre en su estadía en los Gigantes en esa época.

Grandes Logros

Aunque la carrera de Virgil en términos estadísticos no fue tan brillante, supo mantenerse durante nueve años en las Mayores entre 1956 y 1969 con los Gigantes de New York, Detroit, Kansas City; Baltimore, Pittsburgh y regresó para terminar a los Gigantes que ya estaban en San Francisco.

Virgil resalta que el béisbol se lo ha dado todo en la vida, porque pudo hacer carrera como jugador, instructor y coach de Grandes Ligas.

Virgil dijo que además de ser el primer jugador dominicano en las Grandes Ligas también fue el primero en dirigir en las Mayores, aunque lo hizo de manera interina en 1984 en sustitución de Dick Williams en los Padres de San Diego.

“El béisbol le dio un cambio de 360 grados a mi vida, porque todavía a los 84 años de edad puedo seguir disfrutando de este deporte que es mi pasión”, dijo Virgil al ser entrevistado por EL DÍA por teléfono desde su residencia en Montecristi.

Vivencias

Virgil dijo que nunca olvida que fue quien tuvo que darle la bienvenida a las Grandes Ligas a sus compatriotas Juan Marichal, el pícher más grande que ha visto, y a los hermanos Felipe, Mateo y Jesús Rojas Alou.