Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud

Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su saludEsta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud

Durante esta temporada de fiestas, en vez de obsequiar dinero o algo material, ayuda a otros a recuperarse de enfermedades o por lo menos tener una mejor calidad de vida

Hay muchas posibilidades de ayudar a otros a recuperarse de enfermedades o mejorar su bienestar y mejor calidad de vida.

Pedro F. Frisneda

New york, NY.- Estas navidades podrían ser muy distintas a las de todos los años, no sólo para tí, sino para muchos neoyorquinos. ¿Qué tal si cambias un poco la tradición y le das un regalo a tus familiares, amigos, seres queridos, vecinos, o incluso a extraños, que vaya más allá de lo material; que supere el valor económico o sentimental? Me refiero a un presente navideño que, sin temor a sonar exagerado, podría salvar la vida de muchos: la salud.

Son innumerables las herramientas que una persona tiene a su alcance en la actualidad para poder ayudar a otros a recuperarse de enfermedades graves y hasta mortales o por lo menos traerles bienestar y mejor calidad de vida, tanto física como mentalmente. Y lo mejor de todo es que para esto no tienes que gastar ni un centavo.

¿Te gusta la idea? Entonces sigue alguna de estas cinco sugerencias que te presentamos a continuación para que tengas un impacto real y duradero en la vida de otro ser humano en estas navidades:

Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud1Ve a donar sangre

Una sola donación de tu sangre podrías salvar la vida de tres personas./Shutterstock.

Donar sangre es uno de los actos más altruistas que puede realizar un ser humano porque se trata de un simple gesto que salva la vida de miles y miles de personas cada año. ¿Sabías que con una sola donación de tu sangre podrías salvar la vida de tres personas?

Entre los que más necesitan sangre se incluyen: pacientes con cáncer, víctimas de accidentes, quemaduras o traumatismos, bebés recién nacidos y sus madres; receptores de trasplantes, pacientes de cirugía y muchos más.

Aquí en Nueva York esta es una necesidad apremiante porque sólo el 2% de la población de la Gran Manzana dona sangre cada año, y se necesitan entre 1,000 a 1,500 donaciones cada mes. Aunque se requiere sangre de todos los tipos, es especialmente urgente que acudan donantes con tipos de sangre O negativo y B negativo, lo cuales se consideran “universales” y es la más necesaria en situaciones de trauma y en las salas de emergencia en toda la ciudad.

Se estima que aproximadamente uno de cada siete ingresos hospitalarios requiere una transfusión de sangre, y en Nueva York es el New York Blood Center el que suple del vital líquido a casi 200 hospitales en toda la ciudad.

Por ello, no lo pienses más y ponte tu chaqueta, gorro, guantes y bufanda y sal a donar sangre al sitio más cercano. Y no te preocupes porque el proceso de la donación no es doloroso; se siente un pequeño pinchazo y no tiene efectos secundarios, y todo toma menos de una hora de tu tiempo.

Para obtener más información sobre dónde y cómo donar visita la página: nybloodcenter.org/blood o llama al 1-800-933-2566.

La persona que desea donar debe estar saludable, tener entre 17 y 75 años y pesar por lo menos 110 libras (50 kilogramos).

Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud4Conviértete en donante de órganos:

Frank Ybarra cumplió 53 años tres días después de recibir un riñón de Guadalupe Villanueva./Archivo.

Si lo que leíste sobre la donación de sangre te pareció que es un acto muy generoso, espera a escuchar lo que te voy a contar sobre la donación de órganos. Una persona que se convierte en donante de órganos es un verdadero héroe, en todo el sentido de la palabra. Es que un solo donante de órganos puede salvar la vida de ocho personas diferentes, devolver la vista mediante donaciones de córnea y mejorar 75 vidas más mediante la donación de tejidos.

Y la donación de órganos también representa una gran necesidad en Nueva York. Existen casi 10,000 neoyorquinos que necesitan un trasplante de órgano para salvar su vida. Los neoyorquinos representan el 10% de la lista nacional de espera para trasplante de órganos y cada año, casi 500 neoyorquinos mueren debido a que no reciben un órgano a tiempo para salvarles la vida.

Registrarse para ser donante después de muerto es muy fácil, y todos los neoyorquinos mayores de 16 años pueden hacerlo. No existen enfermedades que impidan automáticamente ser donante y todas las religiones principales apoyan la donación de órganos y tejidos. Además, convertirse en donante no tiene ningún costo para la familia del donante.  Te puedes registrar en cualquier sitio web o cuando te sacas o renuevas la licencia de conducir.

Más de 5.299,410 millones de neoyorquinos se han inscrito como donantes y tú también puede ser uno de ellos y salvar vidas. Para inscribirte contacte al 1-866-69-3667 o visita el donatelife.ny.gov/.

Y recuerda, no tienes que esperar hasta morir para donar todos tus órganos. Puedes ser un donante en vida, ofreciendo un riñón o parte del hígado a algún familiar o a alguien que lo necesite. Es un procedimiento muy seguro y la recuperación es rápida y se puede vivir una vida perfectamente normal con un solo riñón.

Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud2Aprende resucitación cardiopulmonar:

Sandra López aprendió a realizar CPR en un curso gratis./Archivo.

¿Sabías que los infartos son la tercera causa de muerte en Estados Unidos y más de 356,000 paros cardíacos ocurren fuera del hospital cada año en el país, de los cuales el 90% son fatales? Pero, quizás, si tú aprendes técnicas de resucitación cardiopulmonar podrías ayudar a reducir estas alarmantes cifras. Y no te preocupes, porque aunque la frase “resucitación cardiopulmonar” (o CPR) suena muy técnica, se trata de un proceso muy fácil de aprender y de poner en práctica, y lo mejor de todo es que te dará el poder de salvar vidas con tus propias manos.

La técnica de CPR, especialmente la conocida como “Hands-Only CPR” (resucitación cardiopulmonar utilizando sólo las manos), es muy simple y consiste sólo en tres pasos –no se necesita realizar respiración boca a boca–, y puede salvarle la vida a una persona que esté presentando un paro cardíaco o un infarto en apenas 60 segundos.

Es que con cada minuto que pasa sin que se le administre CPR el chance de sobrevivir baja 10%. A los 5 minutos las células cerebrales comienzan a morir y a los 10 minutos el chance de sobrevivir es virtualmente cero, pero el CPR aumenta las posibilidades de sobrevivir de un paciente de infarto hasta tres veces, porque ayuda a bombear sangre al cerebro y al resto del cuerpo.

De acuerdo a datos del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York (DOHMH), sólo el 46% de las víctimas de un paro cardíaco reciben la ayuda que necesitan antes de que lleguen los servicios médicos de emergencia (EMS), y las mujeres tienen 50% menos de probabilidad que los hombres de recibir ayuda de otra persona.

Algo importante para tomar en cuenta es que se estima que el 70% de los paros cardíacos ocurren en la casa por lo que si una persona se ve frente a la necesidad de realizarle el CPR a alguien, seguramente se lo hará a un pariente o un ser querido.

Aprender la técnica de CPR es fácil y siempre hay lugares en la ciudad donde se imparten entrenamientos gratis como parte de la campaña #HandsOnlyCPR. Para ver videos que muestran cómo realizar correctamente la técnica del HandsOnlyCPR puede visitar la página handsonly.nyc, y también la de la Asociación Americana del Corazón: heart.org/handsonlycpr.

Esta Navidad da un regalo inusual para ayudar a neoyorquinos a mejorar su salud3Entrénate en auxilios de salud mental:

Glenda Abrego quien cursa el 11 grado agradece la ayuda que le brinda un consejera de salud mental./Archivo.

Otro regalo importante –quizás uno de los más importantes– es ayudar a otros a alcanzar la paz mental y espiritual durante estas navidades. Sin la necesidad de ser psiquiatra, psicólogo o trabajador social, tú puedes ayudar alguien –quizás a un familiar tuyo– que se encuentre sufriendo un trastorno de salud mental o abuso de substancia.

Datos del DOHMH muestran que uno de cada cinco neoyorquinos es probable que experimente un trastorno de salud mental en un año determinado. Y, en un momento dado, se estima que más de medio millón de neoyorquinos adultos tienen depresión, pero menos del 40% informa que recibe atención. El estigma en torno a la salud mental a menudo desalienta a las personas a buscar el tratamiento que necesitan.

El DOHMH ofrece entrenamientos gratuitos a neoyorquinos para que ayuden a otros residentes de la ciudad que sufren de problemas psicológicos. Mediante un programa conocido como “Primeros Auxilios para la Salud Mental” (MHFA) ya cerca de 50,000 neoyorquinos han recibido capacitación gratuita durante un día sobre las habilidades necesarias que debe tener una persona para identificar, comprender y responder a los signos de un trastorno de salud mental como ansiedad, depresión, psicosis, angustia emocional, comportamiento suicida, sobredosis y abstinencia.

Pero el curso de primeros auxilios de salud mental no está enseñando únicamente nuevas habilidades a los neoyorquinos en toda la ciudad para que ayuden a otros con problemas psicológicos, sino que también está ayudando a romper el estigma en torno a las enfermedades mentales.

La capacitación se ofrece seis días a la semana en los cinco condados y los cursos son en inglés, español y otros idiomas. El curso enseña a los participantes un plan de acción de cinco pasos para ayudar a alguien que muestra signos de enfermedad mental o crisis emocional.

Los neoyorquinos interesados en tomar una clase MHFA gratuita pueden inscribirse en nyc.gov/mhfa. Para obtener más información sobre la iniciativa de salud mental de la ciudad conocida como ThriveNYC, visite https://thrivenyc.cityofnewyork.us.

También, las personas que buscan ayuda para condiciones de salud mental o uso de sustancias para ellos o sus seres queridos pueden comunicarse con ‘NYC Well’ llamando al 1-888-NYC-WELL, enviando mensajes de texto “WELL” al 65173 o visitando nyc.gov/nycwell. La línea es gratis, confidencial y está disponible 24/7 en más de 200 idiomas incluyendo español.

Ayuda a prevenir sobredosis con opioides:

Las nicaragüenses Karla Escalante (Izq.) y Yanis Urey, durante el entrenamiento en el Hospital Lincoln, de El Bronx, en el que aprendieron a utilizar el antídoto Naloxone./Archivo.

A estas alturas seguramente has oído que las muertes por sobredosis de drogas han alcanzado niveles epidémicos en la Gran Manzana. Según datos del DOHMH, en la ciudad de Nueva York, alguien muere por una sobredosis de drogas cada seis horas y en 2017, hubo 1,487 muertes confirmadas por sobredosis, siendo los opioides la principal causa de esos fallecimientos en el 82% de los casos.

Sí, se trata de una crisis de grandes proporciones y seguramente te preguntarás: ¿Cómo puedo ayudar yo con esto? Son muchas las maneras en que te puedes involucrar y poner tu grano de arena para tratar de detener esta epidemia.

Por ejemplo, el DOHMH está realizando entrenamientos gratis para los residentes de los cinco condados, en los que les enseñan cómo salvar la vida de un adicto a los opioides usando el antídoto ‘Naloxone’ (conocido en español como ‘Naloxona’), una medicina de emergencia que revierte los efectos de una sobredosis causada por analgésicos y por heroína, algo que podría ser mortal.

El entrenamiento se realiza en varios hospitales públicos de la ciudad (que forman parte del NYC Health + Hospitals), los cuales distribuyen de forma gratuita la medicina de emergencia, para cualquier miembro de la comunidad que la necesite, y sin que se requiera una prescripción médica. Para ubicar lugares donde puede obtener paquetes de Naloxone gratis, puede llamar al 311 o visitar la página: nyc.gov/health/naloxone.

Otra manera de ayudar a prevenir muertes por sobredosis con opioides y heroína, es participando en el programa “Relay” el cual también ofrece entrenamiento gratuito a los neoyorquinos –especialmente aquellos que son exdrogadictos— para que se conviertan en “consejeros” o “promotores de bienestar” para que estén presentes y provean ayuda a pacientes con sobredosis de opioides que se presenten a las salas de emergencia.

Según el DOHMH una persona que ha sobrevivido a una sobredosis con opioides tiene un alto riesgo de morir por otra sobredosis en el futuro. Y se ha demostrado que cuando un sobreviviente de una sobredosis se reúne con un promotor de bienestar que ha tenido experiencia con el uso de sustancias, a menudo el sobreviviente se muestra más receptivo a los servicios y tratamientos.

En el programa “Relay” participan actualmente 620 personas. Si tú quieres ser uno de esos voluntarios visita: HealingNYC, y para más información o ayuda con sobredosis de opioides en la ciudad de Nueva York puede llamar al1-888-NYCWell.