El Político: Un Buen Ser Humano

Opinion - El político un buen ser humanoEl Político: Un Buen Ser Humano

Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

El buen ser humano es la persona ética. Seamos por tanto los dominicanos éticos: seamos buenos seres humanos.

Cuantas veces se habla que hay una separación entre la religión y el Estado, pero no hay una separación entre la ética y el Estado, porque para usted ser ético no necesita necesariamente ser religioso. Sí sabemos que el religioso tiene la exigencia de ser ético y para ser un buen político es necesario ser un buen ser humano, es decir, ético.

Apliquémoslo a una de las necesidades que nosotros tenemos hoy día, de que nuestros políticos sean éticos en el sentido inmediato de la honradez, de la honestidad. En efecto, necesitamos que nuestros políticos sean éticos, sean buenos seres humanos practicando la justicia; necesitamos que nuestros políticos sean buenos buscando el bien común, no el propio, eso es vivir la ética. Sea usted -y estoy repitiendo- religioso o no, la exigencia ética la tiene.

No puede haber separación entre el Estado, entre los dirigentes del país y la ética. Por eso, hay un clamor en la humanidad muy grande a volver a ser éticos y volver a ser éticos es volver a practicar la bondad humana.

Esos valores -que nosotros necesitamos- es que pensemos más en el bien común que en nuestro egoísmo, en nuestra ambición. Por eso, ésto que yo estoy diciendo, es un clamor de la vida, pero es un clamor actual: necesitamos buenos seres humanos, es decir, que simplemente sean éticos, que vivan lo que piden los mandamientos y que vivan lo que piden los grandes valores de la humanidad.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.