Editorial

editorialEditorial

El Nacional

Réplica De Haití

El Presidente Danilo Medina ha vuelto a advertir a la nación sobre la tragedia que significa la acelerada o progresiva deforestación que amenaza con convertir al territorio nacional en una réplica de Haití, por lo que urgió detener lo que definió como cultura del conuquismo.

En cada una de las 16 visitas sorpresa que el Mandatario ha realizado a la región sur, aflora el tema de la depredación de zonas boscosas que ya afecta a decenas de miles de tareas convertidas en plantíos temporales y convertidos los árboles derribados en carbón.

El Gobierno emprende cinco proyectos de desarrollo sostenible en la región suroeste que incluye reparación de viviendas, producción de miel, café y creación de viveros, además de proveer de un subsidio de cinco mil pesos a más de mil campesinos comprometidos a no talar árboles.

No se niega que tales iniciativas redundarán en beneficio de la reforestación y preservación de unas 90 mil tareas en zonas de montañas del suroeste, la mayoría de las cuales serían sembradas de árboles maderables, café, aguacate, y mango, aunque el problema mayor lo representa el trasiego ilegal de carbón hacia Haití.

Los proyectos señalados garantizan disminuir la práctica del conuquismo, especialmente por el bono de mil pesos que se distribuiría entre campesinos de la zona, pero no alcanza para detener el muy rentable negocio de la producción de carbón a gran escala a través de centenares o miles de hornos.

La mayoría de la población haitiana cuece sus alimentos con leña o carbón trasegados principalmente desde República Dominicana a través de los más de 390 kilómetros terrestres de frontera, un negocio millonario que seguramente beneficia a gente influyente de uno y otro lado.

Se requiere de un ordenamiento jurídico claro y transparente para explotar una industria maderera que sirva de sustento a la producción de carbón para exportación, porque de lo contrario, el trasiego de esa vital mercancía se mantendrá a costa de la depredación de bosques dominicanos.

La nación está compelida a escuchar la reiterada advertencia del Presidente Danilo Medina en torno a la acelerada deforestación y sus terribles consecuencias, porque como ha dicho el Mandatario, por ese camino pronto el territorio nacional se convertirá en una réplica de Haití.