Dios Da Los Talentos Y También Los Quita

Dios da los talentos y también los quitaDios Da Los Talentos Y También Los Quita

Marta Quéliz

Quienes conocen la palabra de Dios, en algún momento seguro que han escuchado hablar de la Parábola de los Talentos, que trata de un señor que entregó sus bienes a sus siervos según la capacidad de cada uno.  A uno dio cinco talentos, a otro dos, y a otro, uno… En fin, quería ver cómo cada uno de ellos los administraba. A quien supo multiplicarlos de la mejor manera lo premió con más talento, al que no, se los quitó para dárselos a quiénes sí sabían bien utilizarlos. Esta parábola viene a colación porque he visto con ojo crítico la actuación de personas como el querido y carismático Frederick Martínez (El Pachá), a quien el Señor ha bendecido con un gran talento que hasta el mismo comunicador reconoce. Entiendo que, en cierto momento él ha sabido mutiplicar esa gracia con la que el Todopoderoso lo ha bendecido, y no creo que tenga que recurrir a escenas desagradables en su programa para ganar audiencia. Al menos yo, le reconozco muchas virtudes, capacidades, y por supuesto, muchos talentos, los que podría perder si sigue desviándose de la verdadera misión para la que se le otorgaron. Para que reflexione un poco sobre esta situación, lo invité a que visite conmigo una ciudad fabulosa donde se reencuentre con los valores que de seguro le inculcaron en su familia cuando era un niño, así como para que redescubra la humildad que desde mi óptica, esconde bajo el monumento al ego sobre el que muchos creen que vive. Allí observó cuán privilegiado ha sido con los talentos que el Señor le ha dado, qué satisfactorio es cumplir con la misión enconmendada sin incurrir en exageraciones que nada aportan a la sociedad. Con arrepentimiento miraba cómo quienes realizan un trabajo para entretener a toda la familia, como el que él hace, respetan a su público y se consagran como un gran ejemplo a seguir entre quienes le profesan admiración. Nadie les critica, pues estos profesionales logran su audiencia a base de un buen contenido, un comportamiento envidiable y unos valores que hablan muy bien de la buena crianza. De regreso a la realidad, nos encontramos con ‘los besos a diestra y siniestra’ que se han convertido en el motor utilizado para ganar adeptos por parte de El Pachá. Te insisto, tienes muchos talentos, multiplícalos sabiamente, recuerda que cuando ésto no sucede, el Señor los quita, y sería muy lamentable que dejáramos de tener entre nosotros la gracia de alguien con tus dotes de buen comunicador.