¿Qué Haremos En Enero?

¿Qué Haremos En Enero?

Agencias

En enero se termina las fiestas navideñas, en enero entra de nuevo la realidad y se va la anestesia social que nos ciega con funditas de alimentos entregadas en manos de políticos que no creen en el desarrollo de los pueblos y municipios, ellos solo creen en permanecer en el poder para alimentar su vacío existencial o para crecer en sus fortunas de forma acelerada e injustificable.

En enero vuelven las clases sociales a sus lugares:

– Los pobres, quienes son el 80 % de la población vuelven a no tener agua, vuelven a no tener acceso a una buena alimentación, vuelven a la inseguridad, vuelven al deseo de ir a sus playas y no pueden visitarlas por el bajo salario que obtienen, vuelven a vivir humillados ante un sistema que se jacta de vender una democracia que no existe.

– El 20 % restante dividido en una clase media y clase alta. En el caso de la clase media, cada día es más frágil y se va apagando como una vela encendida que está siendo golpeada por las ráfagas del viento.

Y la clase alta, aquella que ha trabajado la vida entera para poder crecer en medio de una competencia injusta y corrupta; inclusive, humillados por el sector político que ha acumulado fortunas en un margen de tiempo muy corto en comparación a los años que estos empresarios han dedicado al desarrollo de sus industrias o cualquier otra estructura financiera creadas por ellos.

Los empresarios crean empleos, el sistema partidista y políticos convencionales destruyen la economía y regalan cosas que no le pertenecen. Por eso es difícil ver empresarios dando fundas a todo un , nunca veremos a empresarios con sacos de dinero tirándolo en las masas humanas; el político convencional y sin pasión o integridad lo hace constantemente, porque lo que dan no es de ellos, sus regalos salen del mismo pueblo sufrido.

El empresario entiende el lenguaje financiero, saborea el precio de producir y maximizar sus bienes, entienden que el dinero se respeta, observa los tiempos malos y buenos; no así el político corrupto, ellos votan lo que no es de ellos.

En enero nos daremos cuenta que los políticos disfuncionales, los que se aprovechan de la pobreza mental volverán a comprar a esos mismos pobres que hicieron filas para obtener una navidad opaca, ahora volverán con la única meta de comprar el voto para ellos seguir controlando el 80 %, nos quitarán la dignidad; la forma para comprarlo es usando el mismo objeto que los mantiene sumergidos en el exilio social: Una funda de alimentos comprada por el mismo 80 % que hace las filas, y un abrazo parecido al beso de judas; a diferencia, que Judas se ahorcó y desapareció del escenario de los discípulos; pero estos políticos ahorcan al pueblo socialmente.

¿Qué haremos en enero? En enero te invito a dejar la pobreza espiritual y mental. Te invito a no vender lo único que tienes, lo más bello -Tu dignidad-, te invito a dejar la cultura del mendigo, te invito a entender que los políticos son nuestros empleados y no tienen derecho de derrochar lo que es nuestro, te invito en enero a entender que ellos son menos que nosotros y son puesto en esas posiciones gubernamentales para que tú y yo no hagamos filas cada año para recibir una migaja que nos anestesia la voluntad para transformar, en enero te invito a estar listo a no vender tu voto para las votaciones municipales, en enero te invito a nacer de nuevo. ¡Diciembre se va! ¿Qué haremos en enero?