China conquistó al país con planes y ofertas tentadoras de inversiones

China conquistó al país con planes y ofertas tentadoras de inversionesChina conquistó al país con planes y ofertas tentadoras de inversiones

Guillermo Pérez

Santo Domingo, RD.- “China es un gigante dormido. Dejadlo dormir porque, cuando despierte, el mundo se sacudirá”, se le atribuye haber dicho a Napoleón Bonaparte, en 1816.  Hace 203 años desde aquella lapidaria señal de advertencia del general francés.

Pasados dos siglos, el mundo observa el ascenso arrollador del gigante asiático en cuestiones clave de dominio económico y militar.  Y ese mundo de sacudida en la predicción de Bonaparte observa hoy cómo la República Popular China ha extendido su poderío a través de los cinco continentes, ensartándose en la agenda política y económica de muchos países, fortaleciendo nexos comerciales y planes de inversiones, a la vez que consolida sus vínculos diplomáticos.

Siempre hermético y paciente, China entró fuerte a la región, y, en su red de integrados, República Dominicana ya es pieza clave en las estrategias comerciales a largo plazo del gigante de Asia Oriental. América Latina y el Caribe son parte de su agenda global, y en esta ruta han llegado los chinos al país, de la que los separa, a distancia de vuelo, por 13.896,76 kilómetros, con tiempo de arribo de 16 horas y 50 minutos a sus aeropuertos más cercanos.

Todo el poder para un fin

China tiene una civilización de 5,000 años. Es segunda potencia económica por PIB nominal; el  más poblado del planeta con sus 1,400 millones de personas; tercero más extenso en superficie terrestre; tiene el tercero y sexto ríos más largos del mundo; mayor exportador e importador de bienes; tercer ejército más numeroso del mundo; segundo presupuesto militar del planeta, y, forma parte de los nueve países del mundo con armas nucleares. Su crecimiento es asombroso y su población está hambrienta de satisfacciones. Los chinos, dominantes a fondo de esta realidad, fijaron sus ojos en América Latina y el Caribe, una zona abundante en productos básicos, materias primas, como productos agrícolas, petróleo y minerales, todo lo necesario para una nación que busca satisfacer la apetencia de su población.

En respuesta, han sido bienvenidos con sus tentadoras ofertas de inversiones importantes en América Latina,  con toda su extensión del Caribe, necesitados de capitales y mercados para sus exportaciones, todo lo que le ofrece al creciente y hambriento mercado de consumo chino, con una colosal población de más de 1,395 millones de habitantes.

En República Dominicana sus planes son, básicamente, la inversión de cientos de millones de dólares en áreas como el turismo, energía, empresas e infraestructura.

Fin de la era de Taiwán

Para llegar aquí, China tuvo que tumbarle el pulso a Taiwán, su denominada “provincia rebelde”. Luego de más de 70 años de relaciones diplomáticas con la isla asiática, República Dominicana decidió acoger a China en sus relaciones.

El país encontró en los chinos la apertura de un socio poderoso, que le abría sus mercados y prometía enormes inversiones de capitales, cosa que no podía lograr sin deshacerse de sus compromisos con Taiwán.

Nexos firmes RD-China

La tarde del 30 abril de 2018, el Gobierno dominicano anunció al país y al mundo la decisión de República Dominicana de establecer relaciones diplomáticas con la República Popular China.

Ese mismo día, el canciller Miguel Vargas Maldonado y el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, se encontraban en Beijing para firmar un comunicado conjunto, en el que se establecían las relaciones diplomáticas entre el gigante asiático y República Dominicana.

Nueva etapa

Su motivación fue que el país estaba “entrando en una nueva etapa en materia de política exterior”.

“ÖLa decisión de tomar este paso ha sido largamente meditada y consultada con amplios sectores políticos y económicos del país, tomando en cuenta principalmente las necesidades, potencialidades y perspectivas de futuro para el pueblo dominicano”, dijo el Gobierno.  “La formalización de nuestras relaciones también es un reconocimiento a la comunidad chino-dominicana, que ha tenido una larga trayectoria participando en todas las actividades económicas, sociales y culturales de nuestro país. Entendemos que esta comunidad es un enlace natural para esta nueva etapa entre las dos naciones”, agregó.

“China es un líder económico mundial, con un importante mercado interno. Además de su potencial exportador, se le reconoce su peso específico para la atracción de capitales, en la forma de inversión extranjera y turismo”, dijo más adelante.

Zhang Run con Listín

Según datos del embajador de China en el país, Zhang Run, entre enero y agosto de este año el volumen de comercio bilateral alcanzó US$1,860 millones, con un aumento interanual del 28%. La exportación dominicana a China alcanzó US$320 millones, creciendo 174%. El primer lote de ron dominicano, café y agua de coco hizo su llegada a China, y se cuadruplicó el número de empresas chinas que han montado sucursales u oficinas de representación aquí. Varias delegaciones de tour operadores y de negocios han visitado el país para investigar el mercado local.

En los primeros ocho meses de este año, el número de ciudadanos chinos que llegaron por vía aérea aumentó 42% en comparación con igual período de 2018, y ha sido frecuente el intercambio en cultura, educación, turismo, arte y a nivel de los tanques de pensamiento y los medios de comunicación.

PASOS

Relaciones China continúa acentuando su interés por América Latina y el Caribe, ampliando sus relaciones comerciales y estrechando lazos de cooperación.

Firmes El primer paso concreto de los chinos para estrechar lazos con el país fue el “Primer simposio de cooperación RD-China”, realizado entre el 26 y el 29 de octubre, en Bávaro.