No cerrar los ojos-El Nacional

Opinion-No cerrar los ojosNo cerrar los ojos

El Nacional

La embajadora de Estados Unidos, Robin Bernstein, ha advertido que la situación por la que atraviesa Haití requiere de un mayor involucramiento multilateral con asistencia de la Unión Europea porque ese drama no puede ser afrontado solo por ese país, Estados Unidos y República Dominicana.

Es ese un planteamiento que el Gobierno dominicano ha intentado mercadear a nivel internacional, con el mismo señalamiento expuesto por la diplomática de que si no se produce ese involucramiento, probablemente la situación haitiana empeorará.

Al exponer ante la Cámara Americana de Comercio, con motivo del Día de Acción de Gracias, la embajadora estadounidense anunció que su legación reunirá en Miami a los sectores privados dominicano y haitiano para ver cómo iniciar algún proceso de negociación, respecto a la convulsa situación que enfrenta Haití.

Se trata de una iniciativa novedosa que procura abordar la crisis haitiana desde una perspectiva de comercio e inversión, aunque su advertencia de que el problema empeoraría sin la intervención multilateral se erige como el gran portón para acceder a un abordaje de amplio alcance.

Sobre el postulado de que lo que afecta a Haití afecta a República Dominicana, la embajadora Bernstein se propone impulsar un diálogo en la Florida entre empresarios de ambos países, lo que tendría sentido si se toma en cuenta que el vecino representa el segundo socio comercial para el comercio dominicano.

Sería pertinente insistir en que la crisis económica, social y política que abate a Haití convierte en urgente e inaplazable el concurso de la comunidad internacional, en especial la Unión Europea y Estados Unidos en procura de flujos de financiamientos que ayuden a la recuperación de esa empobrecida nación.

Lo expuesto por la embajadora Bernstein ante la matrícula de la Cámara Americana de Comercio demuestra que la diplomática mantiene mucha cercanía con la agenda de urgencias nacionales, especialmente con los anhelos del pueblo dominicano por la consolidación de la democracia y del crecimiento económico.

Al advertir que sin el concurso internacional la crisis haitiana empeoraría y proponer al sector privado impulsar la prosperidad económica de Haití, la embajadora de Estados Unidos promueve formas novedosas de abordar un drama que afecta a República Dominicana, y sobre el cual aconseja “simplemente no cerrar los ojos”.