Alianza improcedente-Danilo Cruz Pichardo

Opinion-Alianza improcedenteAlianza improcedente

Danilo Cruz Pichardo

Un día se confirma y otro día se desmiente. Hace falta transparencia. Y además que sean los altos organismos que aprueben esa alianza, avalada por encuestas creíbles que recaben el parecer de la gente, particularmente de los que votarían por el Partido Revolucionario Moderno. Todas las alianzas que ha hecho el PRM con minoritarios y la sociedad civil gozan de la aprobación de segmentos democráticos. Sin embargo, hacer acuerdo con Leonel Fernández, directa o indirectamente, genera cuestionamientos justificables.

El pretexto consiste en dejar al PLD sin senadores, pero ¿qué diferencia hay entre los senadores leonelistas y danilistas? Ni unos ni otros aportaron nada en lo que atañe a sus prerrogativas de representar, legislar y fiscalizar. Todos son responsables de un festival de contratos que lesionan el interés nacional y de llevar la deuda a niveles preocupantes.

Desde el punto de vista ético es una alianza injustificable, pero al mismo tiempo innecesaria. Innecesaria porque las senadurías se ganan con mayoría relativa y el PRM y aliados son punteros en casi todas las provincias del país desde el mismo día en que se formalizó la división del PLD. Desde ya se observa una composición de colores diferentes para 2020-2024.

Lo único que podría hacer variar la correlación de fuerzas es una reconciliación entre Danilo y Leonel, la cual no es descartable cien por ciento después del abrazo que se dieron en el funeral del padre del jefe de Estado. Por el momento ambos sectores lucen debilitados. El PLD tiene un candidato amarrado, que no lo dejan hablar; y Leonel muestra cara de agonía con un problema que depende del Tribunal Constitucional.

Mientras tanto el PRM viene corriendo solo y con perspectivas muy favorables, porque en el peor de los escenarios iría a una segunda ronda como favorito, sin que ningún experto en la materia lo descarte para ganar la primera vuelta electoral. Con una proyección similar no es para estar inventando, en estos momentos, alianzas senatoriales improcedentes.