Tres estados se suman a demandas contra regla de “carga pública” de Trump

Tres estados se suman a demandas contra regla de “carga pública” de TrumpEd-17-JPG -1

Agencias

Nueva York, NY.- Nueva York, Vermont y Connecticut se sumaron este martes a otros estados y condados de EE.UU. que han llevado a los tribunales una nueva regla contra migrantes considerados como “carga pública”, anunciada por la Administración del presidente Donald Trump, basados en que causará “daño inmediato e irreparable” a sus residentes.

Los tres estados, a los que se unió la ciudad de Nueva York, acudieron a la corte federal para el distrito sur, en Manhattan, para impugnar la normativa, anunciada el pasado 12 de agosto, que permitirá rechazar los permisos de residencia concedidos a los migrantes que las autoridades consideren que se han convertido en una “carga pública” para el país.

Bajo esta nueva regla, que entra en vigor el próximo 15 de octubre, un inmigrante legal que vive en Estados Unidos será definido como “carga pública” si recibe “uno o más beneficios públicos designados” durante más de 12 meses en un período de 36 meses.

Nueva York, Vermont y Connecticut argumentan en su demanda que la nueva definición de “carga pública” hecha por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) no toma en cuenta la definición del Congreso del tema e ignora un siglo de jurisprudencia y leyes.Ed-17-JPG -9

Indican, además, que la nueva regla convierte en un arma política la investigación que se hará para probar quién es una carga pública porque afecta, principal y específicamente a migrantes de color, con discapacidades y de bajos ingresos, explicó la fiscal general de Nueva York, Letitia James, en un comunicado.

Los fiscales aseguran a la corte federal que la propuesta de Trump fundamentalmente malinterpreta el propósito de los programas no monetarios, que han sido diseñados para ayudar a los inmigrantes, que llegan a este país con medios limitados, para salir de la pobreza.

Esos beneficios incluyen asistencia alimentaria, vales de ayuda de vivienda y programas que subsidian el elevado costo de los medicamentos, entre otros. La regla ya enfrenta dos demandas por dos condados en California y trece estados.

La iniciativa del Gobierno busca reducir la cantidad de inmigrantes legales a los que se les permite ingresar y residir en el país al facilitar el rechazo de las solicitudes de los permisos de residencia, conocidos como “green cards” (“tarjetas verdes”), o algunos visados.

Los demandantes estiman que la nueva regla tendrá gran impacto en sus comunidades inmigrantes con la disminución de los participantes de los programas de cupones de alimentos, Medicaid y otros de asistencia para la vivienda, lo que conllevaría el aumento en los sin techo.

¿Qué es la regla “de carga pública”, a quiénes afecta?

A mediados de octubre entrará en vigor la Regla Final de Carga Pública, -una drástica reestructuración de la norma migratoria que reflota una ley con 140 años de vigencia-, y es parte del plan del gobierno de Donald Trump para frenar la inmigración.

A quiénes afecta o cómo evitar correr nuevos riesgos si quiere residir en Estados Unidos, son apenas algunas de las preguntas por contestar desde que el lunes se supo del nuevo plan. En la mira ahora están los inmigrantes en situación regular que usen fondos públicos.

Las nuevas reglas se basan en la Ley de Inmigración de 1882, que permite al gobierno de Estados Unidos denegar una visa a cualquier persona que pueda convertirse en una “carga pública”.

En promedio, 544.000 personas solicitan la residencia legal cada año, de ellos unos 382.000 son de categorías que serían objeto de la nueva revisión, de acuerdo con el gobierno.

¿Cuáles son los beneficios descalificatorios?

Muchos inmigrantes hacen uso por años del programa de asistencia médica Medicaid o reciban cupones de alimentos, subsidios para la vivienda, dinero en efectivo y otras prestaciones sociales.

Las nuevas reglas tienen como objetivo a la gente que ingresó a Estados Unidos de manera legal y que busca un estatus permanente. El interés es que el país tenga un sistema basado en las aptitudes de los migrantes, no en la reunificación familiar.

¿Quiénes están señalados en la nueva medida?

La mayoría de los inmigrantes no residentes son inelegibles para los principales programas de ayuda hasta que obtienen las tarjetas de residencia.

La nueva regla publicada por el Departamento de Seguridad Nacional el lunes amplía la definición de una carga pública que descalifica a más personas. Ahora los aspirantes a residentes deberán mostrar niveles más altos de ingresos para obtener una visa, y la regla amplía en gran medida, a la lista de beneficios del gobierno que los descalificaría para obtener la residencia en Estados Unidos.

Incluso quienes paguen impuestos, pero usen los programas de ayuda, estarán afectados.

No se aplicarán a los ciudadanos estadounidenses, aunque los inmigrantes que sean familiares de éstos podrían ser sujetos a la nueva regla.

Los solicitantes de la residencia deberán presentar sus declaraciones de impuestos de los últimos tres años, además de un historial de empleo. Si tienen un seguro médico privado, eso será un factor importante a su favor.

¿Cuáles son las excepciones?

Las mujeres que están embarazadas y reciben Medicaid o que necesitan asistencia pública no estarán sujetas a las nuevas normas durante el embarazo y en los 60 días posteriores al nacimiento del bebé.

El subsidio para personas de bajos recursos conocido como Medicare Part D no será considerado una prestación social. Tampoco las prestaciones que reciben los menores de edad hasta los 21 años. Ni la ayuda para emergencias médicas, programas que ofrecen almuerzo escolar, adopciones u hogares temporales, préstamos estudiantiles e hipotecas, albergues para indigentes y ayuda en caso de desastres naturales.

Las personas que sirven en las fuerzas armadas estarán exentas, así como los refugiados y solicitantes de asilo. Y las nuevas reglas no serán aplicadas en forma retroactiva.

¿Qué papel tiene USCIS ahora?

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) tendrá a su cargo evaluar si los solicitantes han recibido ayuda pública. Además para otorgar estatus de residente tendrán en cuenta factores hasta ahora fuera de los parámetros como la educación, el salario y la salud.

“Queremos que venga al país gente autosuficiente (…) Esa es la base del sueño americano. Algo muy arraigado en nuestra historia, particularmente en nuestra historia de inmigración legal”, dijo el lunes al hacer el anuncio el director interino del USCIS, Ken Cuccinell.

¿Cuáles son los argumentos de la Casa Blanca?

Al hacer el anuncio, Cuccinelli, a nombre de la administración Trump argumentó que no se trata de rechazar los emblemáticos valores estadounidenses: “Definitivamente no estoy preparado para quitar nada de la Estatua de la Libertad”.