Imagen de padre e hija ahogados refleja crisis migratoria EU- México

Imagen de padre e hija ahogados refleja crisis migratoria EU- MéxicoImagen de padre e hija ahogados refleja crisis migratoria EU- México

Agencias

Río Bravo, Mexico.- La impactante imagen de un padre y su hija ahogados al intentar cruzar el río Bravo puso al desnudo una vez más la crisis humanitaria que se vive en la frontera entre Estados Unidos y México, donde siguen apareciendo muertos, con el hallazgo ayer de una mujer en cercanías a ese afluente.

La imagen del salvadoreño Óscar Alberto Martínez, de 25 años, y su pequeña hija Valeria, de tan solo 23 meses de edad, flotando boca abajo en la orilla del lado mexicano se ha convertido en el símbolo de una crisis humanitaria que empeora día a día.

La oficina del Alguacil del condado de El Paso (Texas) no ha confirmado si la joven mujer hallada hoy en un canal en el área de San Elizario/Clint, cerca al río Bravo, es una inmigrante, pero se teme que engrose la cifra de muertos en la frontera con México, entre ellos 5 niños en últimas semanas.

John Michael Torres, del grupo pro derechos de los inmigrantes La Unión del Pueblo Entero (LUPE), explicó que la muerte del padre y su hija en el río no fue una “sorpresa” para él, pues estos sucesos lamentablemente se producen demasiado a menudo.

El obispo Mark J. Seitz, de la Diócesis de El Paso y el clero de la Diócesis de Ciudad Juárez (México), hicieron ayer miércoles un llamado a una jornada de oración y encuentro con migrantes este jueves en respuesta a “los recientes eventos y acciones tomadas para criminalizar la migración en la frontera de Estados Unidos y México”.

Además de las muertes, principalmente por ahogamiento en el Río Bravo o por deshidratación, estás familias inmigrantes están sometidas a todo tipo de dificultades y abusos. Aquellos que logran entrar al país están enfrentando el hacinamiento en centros de detención, la separación de familias y la detención de menores que están siendo llevados a lugares que no reúnen las condiciones necesarias y donde pueden ser víctimas de abusos, según han denunciado organizaciones pro inmigrantes.

Entre tanto, los que se quedan en México esperando el trámite de asilo malviven y se desesperan como la familia de Alberto y Valeria que aunque tenían una visa humanitaria, estaban soportando hambre, frío y terminaron por intentar cruzar el cauce.

El rápido crecimiento en el flujo de migrantes “está agotando nuestros recursos hasta su punto de ruptura”, señaló ayer la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). “Nuestro sistema está lleno y nuestras instalaciones están al máximo de su capacidad”.

Según la agencia federal esta “crisis amenaza las vidas de ambos lados de la frontera, incluidas las familias desfavorecidas y los niños en riesgo por el peligroso viaje”.

Torres, dijo que “cruzar el río es lo normal, es lo que la gente hace” y que las muertes se producen por culpa de las autoridades estadounidenses.