La Mujer Y La Política

La mujer y la políticaLa Mujer Y La Política

Lucía Santos

Las mujeres hemos logrado avances notables en muchas profesiones, y en el área política algunas han sido presidentas de sus respectivos países, sin descollar como debe ser en la política, porque no hemos adoptado posiciones de toma de decisiones y formulación de políticas públicas.

El significado de equidad de género solo será verdadero y dinámico cuando las políticas sean decididas conjuntamente por hombres y mujeres y se le preste atención equitativa a los intereses y las actitudes en conjunto.

La negación a la implementación de los derechos humanos fundamentales de la mujer afecta  tanto al varón como a la hembra, aun a sabiendas de que la participación de la mujer influye en la política aportando puntos de vistas, aptitudes y perspectivas diferentes que ayudan a conformar el programa político, los cambios en la manera en que funcionan los parlamentos reflejan la influencia política de la presencia de la mujer, una mejor forma de expresarse y comportarse, y colocan en orden de prioridades diferentes, en la política tales como la sensibilidad hacia las cuestiones de género, la elaboración de presupuestos y los cambios a las leyes vigentes, la toma de decisiones de gobierno y el apoyo a las mismas mujeres para erradicar la violencia contra la mujer.

Tenemos ejemplos de avances, como el de Rwanda, en el 2003 el 48% de los candidatos electos fueron mujeres, acción que dio lugar a la elaboración de un proyecto de ley para exterminar la violencia contra la mujer y algo muy importante fue que ellas integraron a los hombres y cuando se fue a entregar el proyecto lo hicieron cuatro hombres y cuatro mujeres, no le fue muy fácil que aprobaran el proyecto aun con los hombres integrados porque diez años después fue que lo aprobaron.

En Latinoamérica y Europa es donde la mujer ha tenido mayor participación política, dándose el caso de llegar hasta un 33% en los escaños, aún hay países en el mundo donde la mujer no tiene derecho al voto y menos en la participación política partidaria.

Nos quedan muchos obstáculos por vencer, tales como:

-La existencia de una cultura política discriminatoria en Gobiernos y Partidos políticos.

-Escasa valoración de las capacidades y aportaciones de la mujer al ejercicio del poder político.

-Falta de programas que promuevan el desarrollo y reconocimiento a la mujer.

-La dedicación completa al cuidado de la familia.

-La cultura machista de la sociedad.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la mujer sólo ha llegado a un 23.3% en el ámbito político y si seguimos en ese paso nos faltan 50 años para lograr la paridad de género.

Mi llamado a todas las mujeres es para que rompamos por completo el ciclo, que nos integremos en la vida política para poder producir esa paridad y tener un mundo justo para ambos géneros.