La Chercha Deportiva – Raymond Avila

raymond-avilaLa Chercha Deportiva

Raymond Avila

 

Dirigir Yanquis es como ser Presidente de EU“Dirigir Yanquis es como ser Presidente de EU” Alex Rodríguez no le interesa ser mánager

Luego de 20 años en el terreno de juego nada mejor que vivir “la vida loca” y con una súper mujer como Jennifer López.
Por ahora, en el terreno de juego ni pensarlo, y mucho menos como mánager de los Yanquis.
Así lo hizo saber ayer Alex Rodríguez a la prensa de Estados Unidos.
Todo comenzó cuando Joe Girardi, siendo mánager de los Yanquis, lo proyectó para ese puesto.
Y en estos días, dentro del equipo, su nombre sonó para el puesto.
“Les diré que ser mánager de los Yanquis es como ser Presidente de los Estados Unidos. Es un trabajo en el que todo el mundo está encima de ti”, dijo.
“Los Yanquis son grandes en América, Australia, Dubai, China, en todas partes”, agregó.
Los Yanquis quieren tener a Alex cerca de la organización, pero para contar con él como mánager deberán esperar que se canse de descansar.
Alex está ranqueado como uno de los jugadores más inteligentes, en medio de su carrera de jugador, siempre se interesó por las partes técnicas del juego y eso lo proyectó para ser un dirigente.
Algunos jugadores de los Yanquis, como el lanzador CC Sabathia, lo señalaron como un candidato ideal para el puesto.
“Le deseo suerte a mi equipo, sé que tienen una lista de 14 candidatos para ese trabajo y seguro que encontrarán a alguien listo para ese puesto”, indicó Rodríguez.
Alex, al igual que Derek Jeter, tiene su cabeza en ser dueño o parte de los jefes de un equipo.
Se pensó que su repentino retiro reflejaba una pobre relación de Alex con el equipo, pero el tiempo se ha encargado de probar que no es así.
Será interesante determinar si la decisión de Alex será por largo tiempo, y si de lo contrario, arranca una carrera como ejecutivo fuera del terreno. Mientras tanto, Alex sonó en grande en la prensa estadounidense.

Judge y Bellinger son electos Novatos del AñoJudge y Bellinger son electos Novatos del Año

La única incertidumbre era si el resultado no llegaría por unanimidad. Nadie discrepó, nadie se atrevió a desafinar.

Aaron Judge y Cody Bellinger, dos prodigiosos toleteros que establecieron récords de jonrones, fueron consagrados el lunes en forma unánime como los Novatos del Año.

Judge fue el ganador del galardón en la Liga Americana, convirtiéndose en el primer jugador de los Yanquis de Nueva York que obtiene el premio desde Derek Jeter en 1996.

Bellinger reinó en la Liga Nacional, erigiéndose como el 18vo pelotero de los Dodgers de Los Ángeles en conquistar el laurel. Ninguna otra franquicia en las Grandes Ligas cuenta con semejante colección de ese trofeo en sus vitrinas.

El resultado fue unánime en las 30 papeletas de la votación por parte de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica, con lo que los dos recibieron el ideal de 150 puntos.

“Verlo desde la costa oeste, lo que hizo en la costa este, fue espectacular”, dijo Bellinger, en referencia a Judge. “Soy un gran fanático de él. Lo conocí durante el Juego de Estrellas y es alguien muy humilde. Creo que ambos estamos reflexionando, ahora que terminó la temporada, sobre la clase de campañas que tuvimos”.

Judge también expresó su admiración.

“Cody es el paquete completo. Fue alguien que jugó como un primera base de alto nivel. Te sale a patrullar con solvencia en el jardín central, el izquierdo, el derecho, donde le pongan”, indicó Judge. “Tener esa clase de versatilidad y producir esos números que tuvo es algo que no se encuentra a menudo”.

Se trata apenas de la cuarta vez que ambos ganadores resultan elegidos por unanimidad. El puertorriqueño Benito Santiago y Mark McGwire lo hicieron en 1987, Mike Piazza y Tim Salmon en 1993 y Scott Rolen y Nomar Garciaparra en 1997.

Tanto Judge como Bellinger fijaron récords de cuadrangulares para novatos en sus circuitos.

Los 52 de Judge eclipsaron la marca de 49 que McGwire alcanzó con Oakland en 1987.

Bellinger comenzó la campaña en las menores. Pero acumuló 39 jonrones a partir de su debut el 25 de abril, para superar la marca de 38 que compartían Frank Robinson y Wally Berger. Robinson llegó a la cifra con los Rojos de Cincinnati en 1956, mientras que Berger lo alcanzó con los Bravos de Boston en 1930.

Judge aventajó en la votación a los jardineros Andrew Benintendi (Boston) y Trey Mancini (Baltimore), que recibieron 75 y 31 puntos, respectivamente. El cubano Yuli Gurriel (Houston) obtuvo cinco puntos para quedar en el quinto lugar.

Bellinger, de 22 años, derrotó al campocorto Paul DeJong (San Luis) y al primera base Josh Bell (Pittsburgh). El pitcher venezolano Germán Márquez (Colorado) figuró quinto con 10 puntos, seguido por el dominicano Manuel Margot (San Diego) con cinco.

En una temporada en la que condujo a los Yanquis a la postemporada con el boleto de comodín, Judge aspira también al galardón al Jugador Más Valioso.

Pero la puja por ese honor se perfila más apretada. Judge, de 25 años, enfrenta al segunda base venezolano José Altuve de los Astros de Houston y al infielder dominicano José Ramírez de los Indios de Cleveland. El ganador será anunciado el jueves.

“Desde luego que su año fue increíble y asombroso, uno que nadie hubiera podido pronosticar”, dijo el gerente de los Yanquis Brian Cashman. “Cuando disparas 52 — creo que debieron ser 53, porque uno no fue ratificado por la repetición… Debió ser un número más alto. Sencillamente tuvo un año increíble”.

Solo dos jugadores han conseguido el doblete de Más Valioso y Novato del Año en la misma temporada. Ichiro Suzuki logró la gesta en 2001 con Seattle y Fred Lynn lo consiguió en 1975 con Boston.

Bellinger es el segundo jugador consecutivo de los Dodgers en llevarse el premio, siguiendo los pasos del torpedero Corey Seager.

Nueva York se quedó corto por una victoria de alcanzar la Serie Mundial, al sucumbir ante Houston en el séptimo juego de la serie de campeonato. El equipo de Bellinger llegó al Clásico de Otoño, pero Los Ángeles perdió ante los Astros en una Serie Mundial que se fue al máximo de siete duelos.

“Este es un momento vibrante para lucir la camiseta a rayas”, dijo Judge.

El optimismo de Bellinger es idéntico: “El futuro es brillante en Los Ángeles. No pudimos alcanzar el último objetivo este año, pero vamos a tratar de subir ese peldaño el año que viene”.(ESPN)